FANDOM


ToxicTheatre.png
Toxic Theatre
Número 12
Saga Saga de la Guerra contra Hueco Mundo
Cronología
Anterior A mere game of chess
Personajes
Alana FurukawaMiyukiBiaggio PilieriEstarossa LaennecKagura NōMizuki Izanagi

Toxic Theatre es el duodécimo capítulo de la Saga de la Guerra contra Hueco Mundo.

SinopsisEditar

Alana: Oh.

En un momento, tanto Alana como Miyuki, habían detenido su movimiento dentro de la enorme estructura que presentaba Las Noches, en busca de sus compañeros Shinigami. La estrepitosa parada fue más que nada, porque Miyuki, Teniente de la Quinta División había detenido su paso.

Alana: ¿Qué pasa, Teniente?

Miyuki: No es nada... Es solo que...

La chica parecía bastante consternada, muy pensativa y hasta cierto punto… Preocupada, ¿pero por qué?

Alana: Prrr... (Se rasca una oreja con su patita) Tenemos suerte de no habernos topado con ningún Espada de momento, ¡debemos aprovechar que se encuentran peleando para respaldar a los demás!

Miyuki: Si lo entiendo Comandante... Es solo que...

Alana: Estas preocupada por tu Capitán, ¿verdad? Deberías tener más confianza en él, sabes que no perderá tan fácilmente.

Miyuki: Eso no me preocupa Comandante... Sé muy bien que Kagura-sama no perderá ante ninguna basura Arrancar.

Alana: Entonces... ¿Cuál es el problema?

Tras preguntar esto, la mirada de Miyuki cambio levemente, cambiando preocupación por... Una seriedad más cínica...


Desde hace rato siento... La presencia de la Teniente Izanagi con Kagura-sama...

Biaggio: Je, una señorita Shinigami ha entrado al juego. Ya vi que estas usando tu Pesquisa, Estarossa, ¿es quién creo que es?

Preguntaba con calma y suma confianza la Fracción a su compañero, mientras el esqueleto que la recién aparecida Mizuki había destruido se reconstruía sobre su brazo, sosteniéndolo desde la cintura.

Por su lado, Estarossa Laennec, había dejado de permanecer meditativo y abrió sus ojos ante su compañero para asentir.

Estarossa: No hay duda, es Mizuki Izanagi, Teniente de la Duodécima División.

Biaggio: ¿Un Teniente? ¿No se supone que son más débiles que un Capitán? ¿Acaso se están burlando de nosotros?

Estarossa: Eso no debería importarnos... Su intrusión solo nos tomo por sorpresa, y ya le hemos dado mucho tiempo para que luche en serio. Nuestra misión encargada por Alessia-sama es simple...

Biaggio: Asesinar a los Shinigami, ¿verdad?

Sin el menor temor o duda, tanto Biaggio como Estarossa se prepararon para atacar al nuevo dúo adversario. Tenían ya una idea sobre las habilidades del Capitán de la Quinta División, pero ahora que se había introducido la Teniente Izanagi, ya tenían pensado que estrategia implementar para finiquitar esta batalla de una buena vez.


¿Capitán Nō? ¡Oiga Capitán!

Habían pasado un par de minutos desde que Mizuki Izanagi había llegado al campo, de forma que ahora la batalla estaría mucho más equilibrada. Sin embargo, parece que para la Teniente, el problema surgiría de otro lado.

Mizuki: ¡Capitán! Por favor respóndame.

Kagura permanecía en absoluto silencio, ignorando a la recién llegada teniente.

Mizuki: Tenemos que planificar nuestra estrategia Capitán, ahora que llegue ellos seguramente se adaptaran a la situación, nosotros debemos hacer lo mismo y... ¿Capitán Nō?

Murmuraba Mizuki, sin embargo, su nuevo compañero le había dado la espalda desde su intromisión, y realmente no parecía muy interesado en lo que tuviera que decirle. Se quedó en silencio unos segundos, para levantar la voz con suma calma, aun sin dirigirle la mirada.

Kagura: ¿Qué manera es esa de dirigirse a un superior, Teniente Izanagi?

“Mizuki quedó algo sorprendida ante las palabras del Capitan, esperaba algo de colaboración de él, pero la situación se torno complicada para la joven Teniente.

Kagura: No lo repetiré, así que escucha: No vuelvas a meterte entre mi persona y mi enemigo. De lo contrario, podrías terminar sin un brazo.

La joven Teniente abrió los ojos con mayor sorpresa ante la declaración del Capitán Nō, ella no esperaba aquella respuesta ante la ayuda que le había brindado con anterioridad, pensaba en ser de apoyo pero recibió una fría amenaza de perder una extremidad. Mientras Mizuki trataba de acomodar aquella amenaza en su mente, el Capitán Nō arremetió con gran velocidad hacia el enemigo.

Biaggio: Bueno, es hora del segundo round... Vamos, Estarossa.

Estarossa: No es necesario que lo digas, Biaggio... No podemos defraudar a Alessia-sama, ¡vamos!

El Arrancar de menor estatura, Biaggio, se adelantó a su compañero utilizando nuevamente su veloz Sonido. En su caso, el obstinado Capitán se anticipó al ataque cortando con su espada hacia su derecha, logrando contrarrestar a la Fracción de forma efectiva partiéndolo a la mitad. Sin embargo, al instante otro Biaggio se había manifestado en el lado opuesto de Kagura, y esta vez su extraño esqueleto había tomado la forma de un Hollow del doble de su tamaño, con unas enormes fauces a centímetros del Shinigami.

Biaggio: Gemelos Sonido... Ya te teng-

Kagura: Predecible.

Antes de que Biaggio pudiera terminar su oración, su oponente ya tenía su brazo apuntando a la bestia, y con gran habilidad disparo un potente Hado #4: Byakurei de gran magnitud que acabo con su esqueleto, otra vez... O eso parecía.

Kagura: ¡¿Mmn?!

Biaggio: ¿Quién es el predecible, basura Shinigami?

Estas palabras sonaron al unisonó de los otros dos Arrancar idénticos a Biaggio, que se manifestaron al instante tanto por delante como detrás del Capitán, manipulando nuevamente a un extraño Hollow con cabeza de martillo, con el que atacaron a la par sin posibilidad de que el Shinigami pudiera prepararse para el impacto.

Mizuki: ¡¡Capitán Nō!! Tss... ¡Eso le paso por obstinado! Y se supone que vine aquí para ayudarlo... Si el Capitán se entera de esto... ¡Mejor me apresuro!

Con preocupación, la Teniente desapareció con Shunpo lo más rápido posible con tal de auxiliar al Capitán, aunque este se negase con intimidaciones y amenazas. Pero...

Mizuki: ¡¿Qué?!

Con veloces reflejos, ella pudo bloquear un ataque con su espada que interrumpió su movimiento.

Estarossa: No me he olvidado de ti, Teniente.

Comento el Arrancar con sus brazos cruzados mientras su extraña arma, una extensa cadena con un proyectil en la punta se movía como si tuviera voluntad propia. Mientras, Mizuki le miraba con cautela sin bajar su Zanpaku-tō.

Mizuki: Estas estorbando, apártate de mi camino.

Estarossa: Nunca, ya he escaneado tu reiatsu, y por lo que veo eres bastante peligrosa de lo que aparentas a simple vista. Por lo que...

Mizuki: ¡¡Mmh!!

Con solo un segundo de recarga, Estarossa disparo una gran cantidad de Balas hacia la Teniente, la cual vio venir el movimiento, por lo que logró escapar a tiempo del ataque saltando con velocidad.

Mizuki: ¡Esa trampa no funcionará!

Al instante de haberse elevado del piso, la cadena con cabeza de serpiente la interceptó al caer en su distracción, sin embargo, los reflejos de Mizuki previeron la trampa al instante, desviando el ataque con su espada.

Mizuki: Dije que eso no- ¡Hmm!

Exclamo al ver una gran cantidad de energía salir del Arrancar que aun se encontraba en el piso, este había aprovechado el momento para disparar un nuevo Cero, con una gran velocidad. Esto, forzó a la Shinigami a esquivar con un desesperado Shunpo, aterrizando en una pared al azar.

Estarossa: No deberías descuidar tu dirección así.

Previendo donde aterrizaría la Teniente, Estarrosa se posicionó tras ella, antes de que Mizuki pudiera reaccionar Estarrosa aplastó su cara contra el muro de forma salvaje. Haciendo uso de su fuerza bruta, atravesó la pared en la que estaba, enviándola a la habitación colindante.



Biaggio: Vaya... Eres tan resistente como una cucaracha, Shinigami.

Comentaba la Fracción, esta vez siendo solo uno al ver el estado de su oponente luego de su sorpresivo ataque. Aunque partes de su característico kimono habían sido rasgadas, y su piel tenía notorios signos de haber sido lastimada, su expresión no había cambiado en lo más mínimo desde que empezó el combate.

Kagura: ...

Biaggio: Tsk, ese Estarossa... Esta emocionándose más de la cuenta, y hace destrozos innecesarios. Cuando Alessia-sama se entere...

Kagura: ...

Biaggio: ¿No te preocupa lo que le pase a esa Shinigami, aun siendo parte de tus fuerzas?

Kagura: No necesito preocuparme por nadie.

Biaggio: ¿Qué dices?

Kagura: Nunca he necesitado tomar una carga tan innecesaria, como es preocuparse por algo o alguien que puede cuidarse solo.

El Arrancar inclinó la cabeza confundido por sus palabras, ya que según él, no había mucho, que la Teniente que vio de reojo, pudiera hacer contra la Resurrección de su compañero. A no ser que...

Biaggio: (¡¿Sería posible que ella...?!) Hmp...

Un poco más impaciente, Biaggio volvió a utilizar sus Gemelos Sonido, manipulando su esqueleto que esta vez, había tomado la forma de otro Hollow, un poco más alto, fornido y musculoso que su usuario, ¿confiaba tanto en el ataque cuerpo a cuerpo?

Kagura: (Si usara a Monogatari, podría haber acabado con este encuentro hace ya mucho tiempo...) Eso... ¡Es inaceptable...!

Crujiendo un poco sus dientes, el actor ataco con su espada al Arrancar, que utilizo su Hollow como escudo, pero manifestándose al instante, otras dos copias del veloz Fracción alrededor de él, listos para atacar.

Biaggio: Ja, estás siendo una decepción, Capitán... ¡¡Toma!!

El estruendo al impactar el golpe hizo estremecer los pasillos dentro del palacio de Las Noches, los Hollow habían golpeado a Kagura con todas sus fuerzas, sin embargo, este había logrado bloquear el ataque con sus manos desnudas, pero en su cuerpo se demostraba notorios temblores los cuales hacían notar que los puños habían sido enviados con mucha potencia

Biaggio: Como era de esperar, eres muy resistente, basura Shinigami. Pero luchando solo sin tu Zanpaku-tō, ¡¡estás muy fuera de tu liga!!

El Arrancar soltó al Capitán de sus puños, volviendo a ser solo uno, juntó sus manos con las del Hollow para cargar en conjunto un Cero de gran magnitud a solo menos de medio metro de su objetivo.

Biaggio: ¡¡Se acabó, Cero!!



Estarossa: Oh, parece que Biaggio se está esforzando más de lo necesario para acabar con el Capitán... Si ese estúpido hubiera usado su Zanpaku-tō desde un inicio, esto no habría pasado...

Comento Estarossa al escuchar el estruendo que causo la explosión acontecida por el Cero de su compañero, desde la otra habitación. En tanto, el caminaba con tranquilidad hacia la Teniente que yacía en el piso, agitando su cadena lentamente para realizar el ataque final.

Estarossa: Tal vez, tú también podrías haber hecho algo más de haber usado tu espada, pero ya no importa, el Cero de Biaggio no habrá bastado para matar a un Capitán, así que creo que mejor iré a echarle una mano...

Suspiraba con resignación, al ver los esfuerzos de la Teniente por arrodillarse y posteriormente ponerse de pie, esa actitud tan determinante empezaba a sacarlo de quicio.

Mizuki: Tienes razón... El Capitán Nō, no necesita mi ayuda, de hecho... Seguramente el cree que puede vencerlos sin necesidad de usar su Zanpaku-tō... Y lo entiendo.

Estarossa: ¿De qué estas- ¡¿Qué...?!

El volteo la cabeza hacia la dirección donde Biaggio y Kagura luchaban, donde el reiatsu de ambos se había mantenido a un nivel regulado, considerando que Biaggio estaba en su etapa de Resurrección. Sin embargo, ahora la presión espiritual de su compañero había disminuido en cierta medida, o mejor dicho, el de su contrincante había empezado a opacarlo.

Estarossa:(¡¿Qué ha pasado?! La diferencia entre ambos ha cambiado de un segundo a otro.) Esto... Es malo, a este paso Biaggio no podrá con-

La Fracción detuvo su monologo un momento, al sentir no solo el reiatsu de los antes aludidos, sino también el de la persona que tenía detrás, el cual empezaba a aumentar a niveles bastante llamativos.

Estarossa: Tu... Parece que quieres pelear en serio justo a ahora, así que... Sabías que esto pasaría, ¿cierto?

Mizuki: Estás acabado Fracción, ahora que estamos solos... Puedo luchar sin temor de lastimar a nadie que me importe...

El Arrancar tomo una posición ofensiva, sabia que en cualquier momento la Teniente procedería a tomar la batalla enserio, pero se preguntaba que habilidad podría tener. Mizuki respiro profundamente y con su Zanpaku-tō en manos pronuncio las palabras de liberación de su espada

Mizuki: Abre tus Alas...

En un abrir y cerrar de ojos, Mizuki había desaparecido de la vista de Estarossa, demostrando una maestría en el Shunpo no antes vista, apareciendo ni más ni menos que detrás de este, con su espada rozando la cabeza del anonadado a solo unos centímetros de su cuello...


... Shijaku.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar