FANDOM


Scene of the Camellia
Scene of the Camellia
Kanji シーン オブ ザ カメリア
Romaji Shīn obu za Kameria
Número 9
Saga Saga de la Guerra contra Hueco Mundo
Cronología
Anterior Let's cut the stem
Siguiente Rising from the ground
Personajes
Alessia ValentiBiaggio PilieriEstarossa LaennecMizuki IzanagiKagura Nō

Scene of the Camellia (シーン オブ ザ カメリア, Shīn obu za Kameria; Traducido al Español como Escena de la Camelia) es el noveno capítulo de la Saga de la Guerra contra Hueco Mundo.

SinopsisEditar

La impresionante actuación que el Capitán del Quinto Escuadrón presentaba ante los Números, Biaggio Pilieri y Estarossa Laennec era asombrosa. Con sólo el movimiento de sus manos, los Kidō que el Capitán utilizaba, no permitían a ninguno de los Arrancar acercarse al mismo. Era como si se estuviesen enfrentando a alguien que superase su calibre.

Ambos Arrancar denotaban impaciencia a la hora de atacar, al punto en el cual, el actor de Teatro Nō, no necesitaba mover más que sus manos para atacarles. Y, sin embargo, cada vez que los Arrancar lograban acercarse al Capitán para atacarle físicamente, la velocidad del mismo mostraba superioridad, provocando que Estarossa y Biaggio se atacaran entre sí.

Estarossa: Pilieri, estamos frente a un enemigo el cual somos incapaces de tocar, me parece que es imposible atacarlo en nuestro estado actual.

Biaggio: Alessia-sama nos prohibió usar nuestras Resurrecciones sin su consentimiento, y no gusto de ser castigado por ella.

Estarossa: Jmmm... Alessia-sama, ¿eh?...

Kagura: Hadō #73: Sōren Sōkatsui.

El potente Kidō impactó a ambos Arrancar, o al menos eso fue lo que pensó Kagura, así como los Números. Sin embargo, frente a ellos, se podía observar la Flor de Cinco Pétalos, una Fórmula β ubicada entre las más potentes en cuanto a defensa y la cual sólo era capaz de ser utilizada por un ser entre los miembros del Ejército Arrancar. Frente a Laennec y Pilieri, se encontraba la mujer de cabellos dorados la cual tanto habían mencionado, Alessia Valenti.

Estarossa y Biaggio: ¡Alessia-sama!

Alessia: Pilieri, Laennec... No planeo salvarles la vida una vez más contra la escoria Shinigami. No me corresponde a mí enfrentarlo, sino a ustedes. No toleraré una llamada más, ambos son Arrancar capaces de enfrentarlo, hagan lo que tengan que hacer...

Estarossa y Biaggio: ¡Sí! ¡Alessia-sama!

La mujer de cabellos dorados se retiró, su sonido dejó un gran estruendo en toda la sala, el cual además dispersó el humo que el Sōren Sōkatsui había dejado tras su impacto. Una vez dispersado, Kagura se encontraba parado firmemente con su espada en mano, preparado para aquello que se avecinaba. Sin embargo, una vez observó quienes estaban frente a él decidió guardar su Zanpaku-tō.

Estarossa: ¿Decides guarda tu Katana, Shinigami?

Kagura: La Zanpaku-tō, es el arma más preciada de un Shinigami, es su vida, es su medio de combate principal en muchas ocasiones. En esta ocasión, su uso es innecesario, ni siquiera ustedes están usándola, ¿Por qué yo he de hacer uso de ella?

Biaggio: Porque es tu fin, Shinigami. - Inmediatamente, Biaggio procedió a sacar su Zanpaku-tō de su funda, y posicionándola en dirección a sí mismo, comentó. - ¡Adáptate, Camaleón!

De la Zanpaku-tō comenzó a salir un gran enjambre de abejas, el cual comenzó a cubrir por completo el cuerpo del Arrancar. Una vez dispersadas las mismas, en donde se encontraba Biaggio se podía observar un ser completamente distinto al niño al cual se enfrentaba el Capitán de la Quinta División.

Kagura: Sigo sin ver necesario el usar mi Zanpaku-tō, ustedes... Las palabras no valen la pena con escorias inferiores. Hadō #63: Raikōhō...

Con estas palabras, el orbe amarillo que se encontraba sobre la palma del Capitán, fue enviado para impactar contra los Arrancar, provocando una explosión gigante. El Capitán no se inmutó, y una vez acabado el hechizo, decidió retirarse del lugar. Dejando ahí los inertes cuerpos de los Arrancar. Pero, en su camino por el pasillo, fue golpeado fuertemente, y enviado en dirección hacia una pared.

Estarossa: No deberías confiar tanto en tus habilidades, Shinigami. No somos los Arrancar que todos pensarían que somos. Dos de nosotros juntos somos capaces de derrotar a cualquier cap--

Kagura: (Posa sus dedos sobre su hombro) Tsukiyubi.

El impacto contra Estarossa fue increíble, el Arrancar atravesó varias paredes antes de poder detenerse, y aun así, cuando lo logró, Biaggio fue lanzado hacia él, provocando que impactara contra sí.

Kagura se acercó a ambos con suma tranquilidad en su cara. Y prosiguió a comentar que él no era un simple Shinigami, como tanto lo estaba llamando Laennec, sino que era un Capitán, y como tal, no podía caer tan sencillo ante dos Arrancar que no llegaban a Espada.

Estarossa: Muerde, El Áspid.

Tomando su espada con ambas manos, ésta procedió a cubrir por completo a Laennec con la gran bruma verde. Una vez dispersada, el cambio en Estarossa era más notable que el de Biaggio, con el cual, inmediatamente, procedió a lanzar un Cero Sincrético contra el Capitán.

Kagura: Bakudō #81: Dankū.

La gran defensa del Capitán fue impactante, el Cero Sincrético fue incapaz de atravesar la tan perfecta defensa del mismísimo Capitán del Quinto Escuadrón. Una vez deshizo el hechizo, procedió a enviar un potente y veloz Byakuren, con el cual impactó a ambos Arrancar.

Kagura: ¿En serio son la Fracción de la Primera Espada? Esperaba algo que mostrara mejores cualidades a la hora de combatir, pero no han denotado más que miseria y perdición.

Estarossa: ¡Muda!

El impacto en Kagura fue todavía más potente, provocando que el Capitán atravesara el agujero creado anteriormente por Laennec cuando fue atacado. Después de esto, el Capitán atravesó unas cuantas paredes más. Cuando logró detenerse, no pudo evitar pensar que los Arrancar a los cuales se enfrentaba eran bastante tercos, y aun así, no deseaba liberar su Zanpaku-tō por el simple hecho de no poder asesinarlos con ella, si ganaba esta pelea, sería por sus cualidades como Shinigami.

Sin embargo, para sorpresa de Kagura, frente a él se encontraba lo que parecía ser un León Hollow, el cual, inmediatamente, procedió a lanzar una gran cantidad de Ceros al Capitán. Kagura apenas si logró evitarlos al saltar, mas cuando dirigió su vista hacia el suelo, el León se transformó en lo que parecía ser un Cuervo Hollow, de tamaño considerablemente grande, el cual con sus garras golpeó a Kagura, provocando que impactara contra el suelo.

Kagura: (¿Cómo demonios cambió la forma ese Hollow?)

Biaggio: ¿Lo notaste, no?

Detrás de Kagura, Biaggio acariciaba al Cuervo, el cual inmediatamente transformó su cuerpo por completo en un esqueleto, sorprendiendo a Kagura. Quien decidió tomar el mango de su Zanpaku-tō, pero recordó la razón por la cual no podía hacerlo.

Biaggio: Uhm... parece que tendré que seguir presionándote para que la liberes. Pero está bien, Camaleón seguirá trasformándose hasta que te asesine. ¿O no, Laennec-san?

Estarossa: Es malo jugar con la comida, Pilieri. Es mi turno de atacar. Muda.

Estarossa se dirigió a gran velocidad contra el Shinigami, el cual, con suma facilidad, tomó el brazo de Estarossa para lanzarlo contra Biaggio, pero, una serpiente gigante se dirigía hacia el Capitán, quien inmediatamente reaccionó alejándose, mas Estarossa, con su gran velocidad, apareció detrás de Kagura, enviándolo hacia la Serpiente, luego de esto, por alguna razón extraña, el cuerpo de la gran Serpiente fue cortado en varios trozos, permitiendo al actor enviar un potente Sōkatsui contra Estarossa.

Estarossa, quien no se esperaba el ataque, fue golpeado por el mismo, mas el impacto fue detenido por un gigante Hollow, que extrañamente era esponjoso, y quien inmediatamente volvió a su forma esquelética. Pilieri se encontraba sumamente enojado por la destrucción de uno de sus esqueletos, pero eso no lo detendría para atacar. Sin embargo, no pudo moverse al sentir un segundo reiatsu de Shinigami en la sala.

¿?: ¿Y qué si estoy aquí? Si no fuera por mí, usted habría sido comido por esa serpiente gigante. ¡Por lo menos agradezca!

Kagura: Teniente Izanagi. No me interesan las razones por las que está aquí, su deber era vigilar la Duodécima División en ausencia del Capitán Furukawa Mayor.

Mizuki: El Capitán Furukawa me dijo que viniera si lo quería, pero le dije que no, y cuando decidí venir ya era muy tarde, por lo que decidí venir por mi propia cuenta. Así que, permítame combatir junto a usted, conozco muy bien que no ha activado su Zanpaku-tō porque esta sirve más cuando tiene una pareja para combatir.

Kagura: ¿Y qué le hace pensar esto, Teniente?

Mizuki: Oh, Kagura-taichō, la Duodécima División tiene archivos de todo, hasta de usted. Así que, permítame ayudarle. Abre tus Alas, Shijaku.

Únicamente brillando levemente con un tono morado, Mizuki Izanagi procedió a liberar su Shikai. Kagura ahora se vería beneficiado en el combate. Seguido de ello, suspiró y se dispuso a liberar su Zanpaku-tō, y quedándose completamente estático, comenzó a narrar su más interesante historia.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar