FANDOM



Capítulo 1: IntroducciónEditar

Un trió de siluetas en forma humanoide traspasaban el cielo nocturno de Karakura a gran velocidad, nadie los ve, pero las tres siluetas estaban vigilantes mientras aterrizaban en la azotea de un edificio de departamentos. Las tres siluetas eran tres hombres con indumentaria poco común y ciertamente de apariencia poco común.

Uno de ellos tenía la vestimenta tradicional de un Samurái en colores blancos y purpuras, además de tener el cabello de color blanco y una mirada de cansancio. Otro de ellos también tenía el cabello blanco, llevaba un abrigo y era bastante alto. El último de ellos era un joven de estatura media y cabello negro. Estos hombres eras quienes vigilaban la ciudad aquella noche, ¿De qué? De los peligros de origen sobrenatural, los Hollows. Estos hombres eran Shinigamis, los Tenientes de las divisiones 4, 8 y 11, Yorumaru Kurayami, Kid y Silver Wolf respectivamente.

Kid: (Bosteza con la mirada cansada) ¿Me repiten que hacemos aca..?

Yorumaru: (Mira a los alrededores) Ye te lo dije, se han presentados anomalías extrañas en esta zona.

Kid: (Mira a otro lado con fastidio) Define anomalías.

Yorumaru: Me refiero a un irregular nivel de Reiatsu alrededor de la ciudad, apariciones en exceso de hollows cada vez más grandes…

Kid: Error.

Yorumaru: ¿Ah?

Kid: (Cierra los ojos) Las anomalías son irregularidades, anormalidades o falta de adecuación a lo que es normal o habitual. (Sonríe burlón y abre los ojos) Te dije que definieras, no que me informaras de las anomalías aquí.

Yorumaro: (Frunce el seño) No seas payaso, esto es serio.

Silver: Y aburrido.

Kid: Apoyo eso.

Silver: (Se cruza de brazos) Los hollows resultaron ser basura y aun no hayamos la causa de la irregularidad del Reiatsu. Estoy empezando a hartarme.

Yorumaru: ¿Y qué propones exactamente?

Silver: ¿Tomar el té? No seas estúpido, es obvio que esa irregularidad es provocada por algo o alguien, avisémosle que tiene visitas y que nos atienda.

Kid: Osea liberar Reiatsu a lo loco y esperar respuesta.

Silver: Si lo dices así se oye feo.

Yorumaru: (Susurrando) Lo que me faltaba, otro mercenario.

Silver: ¿Dijiste algo?

Yorumaru: Sí, dije que solo me faltaba a otro mercenario de la onceava para poner esta noche mejor de lo que ya está.

Silver: Sabes sarcasmo, ¿eh? No te lastimes pensando demasiado.

Kid: (Se pone entre ambos) ¡¡OKEY!! Obviamente no encontraremos más pistas esta noche y ya nos deshicimos de los hollows. Propongo que regresemos a casa y tomemos una siesta reparadora.

Silver: Me da igual.

Yorumaro: Supongo que es verdad, no encontraremos más pistas ahora y ya se limpio este sector…

Kid: Decidido entonces. Así que vámonos a la Sociedad de Almas.

Dicho esto, los tres Shinigamis desaparecieron de la vista al moverse de nuevo a grandes velocidades, sin embargo, lo que ninguno de esos tres sabia era que eran observados. Una figura misteriosa encapuchada miraba a lo lejos, sentada en la azotea de un edificio más alto. Observo a los Shinigamis desaparecer del área y concluyo su observación con una leve sonrisa antes de desaparecer repentinamente, dejando un leve rastro de color rojo…

Capítulo 2: La Décima DivisiónEditar

Un día cálido y casi tropical, el viento apenas notaba su propio recorrido, ya que el calor hacia un día perfecto para descansar, sin embargo, Seicer Kobashi, no parecía tener esto en mente, y se dirigía con una expresión seria a la Décima División, la cual estaba a cargo de su hermano menor, Kenji Kobashi...

Seicer: Maldición, ¿porque siempre me mandan a supervisar a mi hermano?...

Mientras se acercaba, varios shinigamis que estaban descansando del calor, se asustaron y comenzaron a movilizarse, incluso sin que se le tuviera que ordenar nada, todos parecían comprender un miedo hacia la persona que se aproximaba a la entrada de la división, al entrar, una joven parecía estar exhausta de tanto trabajo, lo cual rápidamente preocupó al capitán de la quinta división...

???: Tanto trabajo y mi capitán que no aparece, oigan ustedes ¡ pónganse a trabajar ya mismo!

Seicer: Me gusta tu actitud, eres la teniente ¿verdad? he oído mucho de ti desde la academia...

La joven pareció percatarse de la presencia de Seicer, e inmediatamente se puso firme y saludo con gran respeto a quien había entrado, su actitud era reflejada en sus ojos como alguien completamente decidida a hacer cumplir las labores de su división...

Mika: Mi nombre es Mika Kaori, teniente de esta división encantada de conocerlo

Seicer: Soy Seicer Kobashi, encantado de conocer a alguien responsable dentro de la división de mi hermano, por cierto ¿donde esta metido?

Mika: Ahora que lo dice, no lo he visto desde esta mañana...

La teniente comenzó a mostrarle todas las tareas que ella misma había hecho, lo que puso furioso a Seicer, ya que al parecer nadie la había ayudado y su hermano seguía sin aparecer, en el recorrido, una mariposa entra por la ventana de la división, esta era completamente negra y parecía dejar un rastro del mismo color mientras volaba, y le comunico a la teniente de una tarea en el sector este del rukongai...

Mika: Unos bandidos, no tengo a nadie con quien hacer esta tarea, creo que me tocara ir sola...

Seicer: Una pelea me resulta interesante...

Mika: ¿Acaso piensa acompañarme?

Seicer: Mi tarea es supervisarlos, por lo cual iré contigo...

Los dos shinigamis se dispusieron a marcharse desapareciendo en un parpadeo, gracias al shunpo, mientras tanto una silueta misteriosa dejo una carta sobre el escritorio de Mika y se marcho sin dejar rastros...

En otra parte, específicamente en el Rukongai, los dos shinigamis habían llegado al lugar, mientras los bandidos se percataban de su presencia, algunos se aterraron al ver la sonrisa macabra que esbozaba el capitán y se dispusieron a marcharse, pero un gran muro de hielo les bloqueo el paso, y frente a este apareció la teniente de la décima división, la cual portaba una mirada fría y enojada...

Mika: Hoy no es mi día, no quiero matarlos...

Seicer: Unos cobardes, esperaba algo mejor de ustedes...

El capitán desenfundo su espada y de simples cortes, comenzó a destrozar a los bandidos, mientras la teniente por su parte los vencía pero sin herirlos de gravedad, en un momento, toda la banda había sido derrotada, sin embargo , el capitán mantenía una expresión de decepción en su rostro...

Mika: ¿Ocurre algo?

Seicer: Nada, solo que me imaginaba algo con mas emoción...

Mika(pensando): es tal como dicen , solo busca batallas a muerte...

Seicer: Volvamos, hay mucho que hacer..

Mika: Claro...

Cuando ambos shinigamis volvieron a los cuarteles, la teniente leyó una carta, y miro a Seicer con cara de preocupación, para luego leer en voz alta las pequeñas lineas de esta...

Mika: "Me voy, no me agradan las despedidas largas, fui llamado a ser Guardia Real, saludos de mi parte Kenji Kobashi"

Seicer: Ya veo, con que prefiere ir a un palacio aburrido que atender deberes serios, cuando lo vea, lo haré pedazos con mis propias manos...

Mika: ¿Como puedes decir eso en un momento como este?

Seicer: Siempre combatimos, incluso en momentos difíciles, es nuestra forma de solucionar las cosas...

Mientras el día oscurecía, Seicer se marchaba con una sonrisa en su rostro, y sus ojos parecían tener un brillo especial, sin embargo la teniente, permanecía seria y miraba el cielo con ojos de preocupación, al parecer, las cosas cambiarían de ahora en adelante, pero ambos tenían una visión diferente...

Capítulo 3: La Quinta DivisiónEditar

El viento sopla tranquilamente, en un día primaveral casi veraniego, el calor es tal que dos shinigamis que están trabajando en sus tareas deciden tomarse un descanso, sin embargo este se extiende demasiado y los dos hombres dejan su respectiva labor para acostarse en una pradera, lejos del Sereitei, a contemplar el cielo y las nubes... Shinigami 1: Si el capitán se entera estaremos perdidos...

Shinigami 2: Descuida de seguro esta en una pelea con sus hermanos o algo así, no puede vivir sin pelear...

¿?: O quizás este planeando como eliminarlos si no se ponen a trabajar...

Una voz tranquila se oyó a espaldas de los dos shinigamis que reposaban, estos al sentir esa voz se levantaron de inmediato como dos soldados, y miraron de frente a quien le estaba hablando, un joven de cabello negro y una mirada seria los estaba observando, este vestía las típicas prendas de un shinigami pero añadía la banda de teniente, aun así no parecía estar lo bastante enojado para hacerles daño a los dos hombres...

Shinigami 1 y 2: Teniente Hariken, eh esto no es lo que cree ya estamos por ponernos a trabajar, ehh, bueno hasta luego...

Los dos shinigamis desaparecieron del lugar, mientras el teniente se quedo tranquilamente en el lugar, luego de unos momentos otro shinigami, que llevaba un sombrero se aproximo al teniente lentamente, hasta que ambos estuvieron frente a frente, el segundo shinigami desenfundo su espada, mientras el viento agitaba suavemente el pasto...

¿?: Pensé en practicar aquí, así no afecta seriamente el Sereitei... ¿Que dices Riku?

Riku: Esta bien Rekusuo, solo recuerda que tenemos que terminar nuestra labor...

Rekusuo: Creí que habías terminado, yo lo hice hace rato, no quiero que nuestro capitán luego nos mate...

Riku: Me refería a vigilar a los shinigamis que se ponen a descansar...

El teniente desenfundo su espada, y ambos amigos comenzaron a intercambiar choques, mientras ambos exponían frente a la naturaleza su gran fuerza, en un lugar mas alejado precisamente en una mansión un joven vestido con el haori de capitán, alimentaba a un perro de descomunal tamaño, más bien a tres perros implantados en uno...

¿?: Bueno Shinshi, tu almuerzo ha concluido, como siempre todos los días al mismo horario...

Shinshi: Wof Wof (Mientras saborea los filetes)

¿?: Muy bien debo marcharme, tengo la sensación de que me están excluyendo de algo...

El shinigami desapareció del lugar mientras, su mascota saboreaba la comida, sin dejar de vigilar la gran mansión, este luego observo algo sospechoso, y se lanzo fieramente hacia el, para solo observar que había sido el viento que movía unos arbustos, luego de un buen rato volvió a comer.

Shinigami 1: Por fin terminamos, ahora a descansar en la división...

Shinigami 2: E-s-esta bien...

Shinigami 1: Este poder no cabe duda es el...

Las puertas de la quinta división se abrieron para que nuevamente el mismo joven, comenzara a caminar hacia los dos shinigamis, este tenia su cabello algo despeinado y con el sol se veía un brillo plateado salir de el, además sus ojos amarillos parecían dos bolas de fuego ardiente, su rostro estaba recorrido por una cicatriz, de alguna batalla...

Shinigami 1 y 2: Capitán Kobashi...

Seicer: Si quieren usar mi nombre usen mi nombre completo, no quiero que me confundan con mis hermanos...

Shinigami 1 y 2: Esta bien señor...

Seicer: ¿Vieron a Riku?

Shinigami 1: El teniente Hariken, estuvo vigilando nuestro trabajo, pero luego no lo vimos, creo que se encontró con el tercer oficial Kosen...

Seicer (esbozando una sonrisa): Ya veo...

Mientras el capitán se despedía de los shinigamis, este sonreía de felicidad, pero su sonrisa daba mas miedo que alegría, dejando a los dos hombres atónitos, los cuales, luego de que este se alejara descansarían en el suelo debido al enorme poder, mientras tanto...

Riku (visiblemente más herido y algo cansado): No lo haces mal...

Rekusuo (en un estado similar al de Riku solo que un poco mas cansado): Tu tampoco...

Cuando ambos shinigamis se disponían a continuar, una explosión intervino el golpe justo en el medio, esta liberación masiva de energía era de una tonalidad blanca y noqueo al instante a Rekusuo, mientras el teniente se mantenía apenas de pie...

Riku: Siempre eres tan impulsivo, Seicer-Taicho...

Seicer: Solo libere un poco de energía, se ve que no están en forma o combatieron durante mucho tiempo...

Riku (casi desvaneciéndose): Creo que si....

Luego de la última palabra el teniente cayo inconsciente, el capitán se vio obligado a llevarlos, pero en ese instante unos hollows comenzaron a emerger desde el suelo, quizás estaban ahí para alimentarse del que fuese derrotado, sin embargo el capitán los miro algo desanimado, y con un simple golpe de su espada los elimino completamente...

Seicer: Eso fue raro, pero ya nada me sorprende, ahora debo llevar a estos dos con Yorumaru, el sabrá que hacer para recuperarlos...

Mientras el capitán desaparecía con sus dos hombres cargados a sus espaldas, los dos shinigamis que habían observado escondidos lo que había sucedido se dispusieron a irse no sin antes comentar acerca de lo ocurrido...

Shinigami 1: Casi muero cuando libero ese poder, y solo dijo que fue un poco...

Shinigami 2: Definitivamente fue épico, pero recordemos hacer nuestro trabajo, no quiero enfrentarme a ese poder ni en un millón de años...

Shinigami 1: En eso estoy de acuerdo, desde hoy nada de descansos aunque el clima diga lo contrario...

Ambos hombres desparecieron, mientras el viento que había presenciado todo, seguía soplando tranquilamente en la pradera, anunciando que la naturaleza aun seguía vigilando...

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar