FANDOM


Roots Never Die
Roots Never Die
Kanji ルーツ ネバー ダイ
Romaji Rūtsu Nebā Dai
Número 6
Saga Saga de la Guerra contra Hueco Mundo
Cronología
Anterior Outstanding Kelp
Siguiente The Cat & The Rat
Personajes
Dante LiggieriEnricco DescartesGiovann BattistaIchiei Furukawa • Kaito Furukawa (flashback) • Kagura NōKorren SeptimusMassimo CreatoreMitsuki Katō (flashback) • MiyukiRingo BlazzeShinta MizumuraVolker Eberhardt

Roots Never Die (ルーツ ネバー ダイ, Rūtsu Nebā Dai; Traducido al inglés como Las Raíces Nunca Mueren) es el sexto capítulo de la Saga de la Guerra contra Hueco Mundo.

SinopsisEditar

Completamente inesperado, eso era lo único que los miembros del Ejército Arrancar podían pensar. El simple hecho de que Giacomo se llevara a la gata como si de su mejor amiga se tratase no provocaba más que enojo en ellos, la gata significaba problemas; sin embargo, era lo que menos importaba. Quedaban tres Shinigami frente a ellos, uno de ellos era Ichiei, quien para Dante no significaría gran cosa deshacerse de él, era un anciano después de todo, su edad sólo provocaría que Dante acabara con él más rápido.

Dante: Déjenme al canoso a mí - Dijo Dante con una gran ambición de ver al anciano Capitán de rodillas suplicándole. -, creo que será un festín para mí saber que maté a un Capitán el día de hoy.

Giovann: No lo subestimes Dante... - Comentó con una voz sumamente tranquila. - pero si estamos pidiendo oponentes, la joven, que yo recuerde, no he torturado a una mujer nunca...

Massimo: Eso significa que me toca enfrentarme a los dos tipos que quedan... - Replicó el Arrancar. - aunque no entiendo de donde salió el otro...

Giovann y Dante miraron fijamente, y había una figura más entre los Shinigami que no entendían de donde salió.

Mientras tanto, los ahora cuatro Shinigami se encontraban en una discusión. El cuarto Shinigami que apareció de imprevisto no era ni más ni menos que el Teniente de la Octava División, Shinta Mizumura, quien siguió al pequeño grupo de Shinigami para vengar a su fallecido Capitán.

Kagura: Mizumura-san, me parece que su actitud no denota más que una triste sed de venganza- Indicó Kagura, denotando en su tranquilo tono un poco de molestia al ver a Shinta. -. Le recuerdo que una espada llena de venganza no sirve para combatir... y no es más que eso lo que usted viene hacer.

Shinta: Lo siento Kagura-taicho, pero no planeo quedarme de brazos cruzados mientras ustedes combaten a quienes mataron a mi Capitán - Dijo el Teniente con voz enojada.

Miyuki: Me da lo mismo si estás aquí o no, pero me parece que la forma con la que le hablas a un Capitán da a entender que no te importa más tu puesto.

Shinta: No me interesa lo que digas Miyuki. Púdrete, Baralku.

La espada del Teniente se transformó por completo, quedando una pequeña espada unida a un látigo. Inmediatamente se lanzó a atacar a los Arrancar, aunque estos no hicieron más que evadirlo.

Al haber dividido ya sus oponentes, los Espada se dirigieron a atacar a quienes habían asignado; pero no esperaron ver tres cuerpos más que aparecían de la nada.

Ichiei: Bankai, Yomikage no Hateshibō.

Ichiei había decidido hacer uso de su Bankai, y de esta manera hizo aparecer los cuerpos de tres seres. Uno de ellos parecía ser un Arrancar, mientras los otros dos eran Quincy. Los tres cuerpos se dirigieron a atacar a los Espada sin piedad alguna, y sin descanso alguno.

Kagura: Perfecto Ichiei, - Dijo el Capitán felicitando a su compañero. - Ahora, como habíamos acordado, iré a buscar a Ala---

Kagura se detuvo al ver como los tres cuerpos explotaban. Aparentemente no eran lo suficientemente fuertes como para combatir contra los Espada, por lo que ellos tendrían que tomar cartas en el asunto.

Miyuki: Me parece que el truco de Ichiei-taicho no sirvió para nada - Dijo la Teniente con un tono de voz de enojo.

Ichiei: Me parece que están juzgando muy rápido - Su tono de voz denotaba un poco de molestia, mas procedió a chasquear sus dedos. -.

Una vez chasqueados, los 3 cuerpos se volvieron a formar. La expresión de Ichiei seguía tranquila, mas la de los Espada era de sorpresa. Dante entró en un estado iracundo, y procedió a destrozar el cuerpo del Quincy y a lanzarse sobre Ichiei.

Dante: ¡¿CREES QUE ESO ME HARÁ ALGO, SHINIGAMI?! ¡SOY EL TERCER ESPADA, DANTE LIGGIERI, Y NO PERDERÉ CONTRA UN TRUCO TAN BARATO!

Ichiei: Shakkaho.

El Kidō fue directo hacia Dante, quien fue golpeado y enviado hacia una roca. Ichiei procedió a ver como el cuerpo que se deshizo se formaba de nuevo. Y le comentó.

Ichiei: Finn Lehner... Me parece que fuiste el Sternritter P, The Paladdin. Si mal no está mi información - Indicó Ichiei muy seguro de su comentario. -.

Finn: Sí, Ichiei-sama.

Ichiei: Usa tu poder, no lo has perdido. Iré a buscar el cuerpo de Hisui, tú estás a cargo. - Las palabras de Ichiei eran de peso, su Zanpaku-tō le daba poder sobre los cuerpos, permitiéndole además darle más poder a estos del que tenían antes de morir. -. Acabo de darte un aumento en tu poder, así como a tu compañera y al otro Arrancar. No quiero tener que revivirlos de nuevo, es agotador.

Finn: Sí, Ichiei-sama.

Ichiei se fue inmediatamente a buscar el cuerpo de Hisui. Simplemente no podía dejar el cuerpo de Hisui en manos de ese Arrancar, simplemente no podía.


350 años antes

Los gemelos, Ichiei y Kaito, se encontraban en sus entrenamientos comunes. Era extraño como el Capitán de la Duodécima División se llevaba tan bien con el Capitán de la Undécima División, usualmente estas dos divisiones tendían a chocar mucho entre sí, pero desde que los hermanos se encontraban liderándolas era común ver como se llevaban tan bien.

Al comenzar el ocaso, el entrenamiento acabó, y ambos Capitanes se dirigieron como de costumbre hacia la base del Gotei 13, mas en el camino Kaito detuvo a su hermano.

Kaito: Ichiei, tenemos que hablar - Comento con una voz que denotaba emoción. -.

Ichiei: ¿Qué pasó?

Kaito: Puees... digamos que hace unos cuantos meses, tuve una noche un tanto loca - su expresión mostraba una gran vergüenza, aunque no lo quisiera demostrar. -... y bueno... voy a ser padre...

Ichiei: ¿Qué? - Indicó Ichiei, quien se mostraba sumamente sorprendido.

Kaito: Sí... aunque... bueno... jejeje... ella... como te lo digo... creo que no lo veré nunca entonces no creo que sea algún problema. - Kaito aclaró un poco su voz, y continuó. - El bebé tendrá la misma edad que el bebé que espera Hana, pero no creo que se lleguen a conocer.

Ichiei: Kaito, deberías sentar cabeza en asuntos como estos. - Comentó Ichiei con un tono de voz bastante molesto. - Tratar de buscar esposa, hacer que alguien se haga cargo de Clan si mueres. Pero bueno, ¿por lo menos el bebé crecerá en un clan decente?

Kaito: No... la mujer es de uno de los distritos bajos del Rukongai, por lo que no creo ni siquiera que llegue a tener un apellido. Es probable que no lo conozcamos nunca... ella me envió una carta diciendo que no me apareciera nunca en su vida... creo que no quedamos en una buena relación.

Ichiei observó seriamente a su hermano, el comentario no le agradó en lo absoluto, pero no podían hacer nada más. Ambos siguieron su camino hacia sus respectivas divisiones.

150 años después

El ya bastante avanzado en edad Ichiei se levantó esa mañana, tomó una de sus pastillas extrañas de las cuales no decía a nadie que contenían, y salió de su habitación. Como era normal vio el calendario, puesto que necesitaba apuntarla en su libreta ese día, todos los avances que hacia en su laboratorio eran importantes, y tenían que ir con una fecha específica.

Tomó su libreta junto a una taza de café, y anotó en la libreta la fecha del día. Mas cuando vio el día, no pudo evitar en recordar.

Ichiei: Han pasado 149 años... - Dijo el Capitán con un tono de tristeza. - 149 años desde que te perdí... desde que te perdí, hermano, mis días no son lo mismo.

Habían pasado 149 años desde que Ichiei perdió a su hermano. Según las palabras de las personas a su alrededor, Ichiei había cambiado severamente desde entonces, no se comportaba igual, era un hombre sumamente arrogante y odiaba que las personas hablaran con él.

Ese mismo día se dirigió a la Cuarta División. Según le comunicaron, había un joven que no se curaba, y todos los intentos de la Teniente eran en vano. Dicha joven fue la Cuarta Oficial de Ichiei en su momento, por lo que tenían una relación bastante buena.

Ichiei: Hola Mitsuki, enséñame al joven.

Mitsuki: Me parece que debe tener algún veneno en su sangre, o alguna droga inyectada en su cuerpo. Lleva cuatro días aquí y no se recupera.

Ichiei: ¿Lograron tomar su nombre?

Mitsuki: Sí, es el Décimo Oficial de la Octava División, se llama Hisui Kusanagi.

Como era habitual, ambos shinigami siguieron su camino hacia la sala de operaciones; sin embargo, no esperó que al llegar a la habitación viera a su hermano, acostado en esa cama con una tonalidad pálida de piel. Inmediatamente parpadeó, y se percató que el joven poseía cabello rojo, mas era sumamente similar a su hermano. Él no lograba reaccionar.

Mitsuki: ¿Ichiei-taicho?

Ichiei: Sí, disculpa Mitsuki, ya proseguiré.

Ichiei curó al joven en cuestión de segundos. No sólo tenía veneno en su cuerpo, sino que tal veneno poseía una especie de droga que no lo dejaba curarse. Al instante el joven se mejoró y despertó de su sueño.

Ichiei no pudo verle la cara de nuevo, por lo que inmediatamente se retiró, sin siquiera ver de nuevo la cara de Hisui, su sobrino.


Actualidad

Definitivamente no habían escogido el mejor día para enviar a un Sternritter a vigilar el lugar. El joven de cabello celeste flotaba por los pasillos del palacio de Las Noches vigilando que nada estuviera fuera de lugar. Hasta que escuchó la explosión a lo lejos. A pesar de escucharla, y asustarse por un momento, no le dio mayor importancia "debe de ser un juego de Giacomo", fue lo que pensó, mas no era así.

Mientras flotaba por el pasillo vio a un joven de ropas negras y una máscara. El joven de cabello celeste conocía a la perfección a todos los miembros del Ejército Arrancar, por lo que sabía que ese no era un miembro. Rápidamente lo siguió, interceptándolo con su habilidad. Era el sternritter G, The Gravity, Volker Eberhardt, era sumamente sencillo.

Volker: Gravity Wall.

Rápidamente el joven enmascarado chocó contra la invisible pared que Volker había creado. Al ver quien fue el que la creó no pudo evitar hablar.

Shinta: No sabía que los Arrancar tuvieran otro niño entre sus fuerzas. - Indicó el enmascarado Teniente denotando su burla. - ¿O acaso eres una mera fracción?

Volker: Ja, ja, ja, ja - rió el Sternritter, aunque bien su risa indicaba un gran enojo. - no me confundas con esa escoria. Soy un Quincy, y sólo vengo a ver que todo esté bien.

Shinta: ¿Qué hace un Quincy con los Arrancar?

Volker: Evitar que los intrusos se lleven información. Air Slicer.

Con un rápido movimiento de su brazo, Volker envió una gran cantidad de aire hacia Shinta, quien rápidamente evitó el ataque; sin embargo, Volker envió otro Air Slicer hacia el shinigami, quien usando su Shunpo se alejó del ataque, posicionándose detrás del Quincy. Shinta prosiguió a atacar con su Zanpaku-tō a Volker, aunque éste rápidamente se volvió hacia él y le impactó con su puño.

Volker: Gravity Push

Aunque el puñetazo en sí no fue gran cosa, al fuerza de la gravedad provocó que Shinta impactara contra una pared, destruyéndola, aunque esto no detuvo el empuje de Volker, quien siguió a Shinta por todo el camino, usando otro Gravity Wall para detenerlo.

Volker: ¿Ya estás muerto? - Preguntó el Quincy, mostrando su aburrimiento sobre la batalla.

Shinta: ¿Por qué lo estaría? - Preguntó retóricamente el Teniente.

Posteriormente Shinta atacó con Baralku al quincy, dirigiendo el ataque hacia el rostro de éste, quién fácilmente lo evitó al ladear levemente la cabeza.

Volker: No acostumbro aniquilar a mi oponente durante la batalla, pero estás causando inconvenientes a los aliados de Alger-sama, así que no me queda más que acabar contigo rápidamente. Air Slicer

De nuevo, Volker envió un Air Slicer hacia Shinta, éste consiguió esquivarlo y en un movimiento rápido tiró del látigo de Baralku, cuya hoja unida a su extremo más posterior había quedado clavada en el suelo del lugar al ser evitada con anterioridad por el quincy y la cual ahora se dirigía con suma velocidad hacia su objetivo. Volker usó su antebrazo izquierdo para desviar la hoja, sin embargo, ésta logró hacerle un corte, inmediatamente su piel comenzó a cambiar de coloración y por ende a podrirse.

Shinta: (sonríe satisfecho) La habilidad de mi zanpaku-to es pudrir todo lo que corta...

Volker: Ya veo, entonces... - Envía un Air Slicer hacia su oponente pero esta vez con una velocidad mayor, cortando en el brazo con el cual Shinta sujetaba a Baralku. Se posiciona frente a él. - Sabes... es de mala educación no presentarse ante el enemigo. - Dijo el Quincy con suma seriedad en su voz. - Soy Volker Eberhardt, Sternritter G.

Shinta: Shinta Mizumura, Teniente de la Octava División. - Usando shunpo desaparece de la vista del Sternritter, tomando con su otra mano a Baralku. - Y quien te mandará a la tumba ¡Bankai, Barnumbir!.

Volker miró con tranquilidad como Shinta usaba su bankai, sin embargo, a pesar de que el Teniente lo liberó, fue atravesado en el pecho con otro Air Slicer.

Volker: He analizado la situación y puedo decirte que tu bankai se encuentra en un estado incompleto. El del anciano que entró contigo puede ser más interesante, más no iré tras él pues parece que está a un nivel superior...te comentaré algo, los Quincy y los Arrancar estamos trabajando juntos.

Seguido de esto, Volker generó una gran presión gravitatoria sobre Shinta, provocando que el cuerpo de éste no lo soportara y de esta manera, provocando la muerte del Teniente.

Volker: Creo que seguiré vigilando, y... - Mira tranquilamente su antebrazo mientras sonríe - debo visitar al científico Loco de los Espada, esto no se ve muy bien

Mientras tanto, Ichiei caminaba por todo el Palacio de las Noches buscando el cuerpo de su sobrino, el único recuerdo que le quedaba de su fallecido hermano. Ichiei conocía a la perfección que el cuerpo lo debía tener aquél Espada científico que estaba en las tropas del ejército.

Finalmente, el anciano Capitán apareció frente a una gran puerta, una puerta que claramente decía "Laboratorio de Enricco Descartes".

Ichiei: Con que te llamas Enricco...

Enricco: Sí, y además seré tu peor pesadilla.

El corte de la espada del Arrancar fue directo hacia Ichiei, quien apenas si logró esquivarlo. Aunque desgarró su haori.

Ichiei: Vaya, vaya. Eres interesante.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar