Fandom

Wiki Bleach FanLabor

Oliver Shirahama/Historia

< Oliver Shirahama

433páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios0 Compartir

HistoriaEditar

Oliver fue el tercer hijo de Akane y Hayate Shirahama, líderes del Clan Shirahama. Una de las familias más nobles del Seretei. Siendo el hermano menor de Haru y Minamy. Siempre fue un chico solitario y de pocos amigos, nunca hablaba con nadie, solo con sus hermanos quienes al parecer eran los únicos en conocer su verdadera personalidad. Luego de que sus hermanos se unieron a la Academia Shinigami él también lo hizo. Siempre le interesó todo sobre las batallas, eso lo motivó a esforzarse y a superarse cada día.


ShinjiVSOliver.jpg

Shinji vs Oliver

En la academia se destacaba por ser uno de los mejores de la clase, no se podía esperar menos de un miembro de su clan, siendo uno de los más honrados de la Sociedad de Almas. En su misma clase había un chico del clan Ryumaki, el cual también parecía tener habilidades excepcionales. En sus clases siempre competían por quien era el mejor, llegando a ser algo más que rivales, grandes amigos.


En su paso por el Gotei, luego de graduarse de la academia entró en la Undécima División, la cual estaba bajo el mando del Capitán Hayate Shirahama, padre de Oliver. Con esfuerzo y dedicación llegó a ocupar el cargo de Tercer Oficial. Siempre hablaba con su padre, que algún día se convertiría en el Capitán de la división y lograría superarlo. Hayate, su padre, siempre lo motivó a ser más fuerte, también lo ayudó a perfeccionar su Bankai.

Lagrimas de DesesperaciónEditar

Era un día gris, las nubes cubrían el cielo, apenas se podía divisar un rayo de sol. Oliver yacía recostado mirando al techo en su cuarto de la Mansión Shirahama. De repente escucha ladrar a Shiro, quien parecía querer avisarle algo. Oliver se levanta y se dirige hacia la entrada de la mansión, donde hay dos hombres que lo invitan a acompañarlo a la Cuarta División. Oliver, desganado, pregunta el porqué. Ambos hombres parecían no saber que decir, solo dijeron que su hermana lo había mandado a llamar y que era algo importante.

Al llegar, Oliver entra a una sala de la Cuarta División, donde allí se encontraba su hermana Minamy quien era la capitana de tal división, junto a otros miembros de la misma, pero la presencia más extraña era la de la Capitana Comandante, quien observa a Oliver con una mirada de lástima. Oliver pregunta que sucede, mientras el silencio domina el ambiente.

Minamy: Nuestro padre... ha fallado en su última misión.

Oliver: ¡Imposible! No era más que una simple misión de reconocimiento.

Naoko: No era tan simple que digamos... ¿Porqué crees que se envió a un Capitán a una "simple misión de reconocimiento"?

Oliver no podía aceptarlo, no por mero capricho, sino que su padre mantenía el orgullo de la división, de la familia y su propio orgullo. "Iré ha hablar con él" -dice Oliver mientras voltea en dirección a la salida de la amplia sala. "¡No puedes!" -gritó Minamy, esto hace que Oliver se detenga, por un momento miles de cosas vinieron a su cabeza. En medio del silencio Naoko procede a despedirse y se retira desapareciendo de un rápido movimiento, al igual que los demás Shinigamis presentes, dejando a solas a ambos hermanos. Oliver seguía inmóvil en su lugar, en medio de la sala, observando con una mirada perdida al suelo.

Oliver: A... que... ¿te refieres?...

Minamy: Se hizo todo lo que se pudo... pero sus heridas eran muy profundas..."

Oliver no sabía que hacer, volteó hacia su hermana y la observó desesperadamente mientras ella comenzaba a soltar algunas lágrimas de sus ojos.

Oliver: ¡No puede ser! ¡¿Quien se hará cargo de la familia?! ¡¿Que pasará con la división?! Él todavía no ha visto mi...

Tras las preguntas de desesperación, sus palabras fueron interrumpidas por una bofetada por parte de Minamy, quien a continuación procedió a abrazarlo mientras sus lagrimas caían por su rostro.

Minamy: ¿Podrías por un momento... dejar de ser tan infantil?

El silencio nuevamente se apoderó del lugar. Minamy soltó a Oliver y, mientras secaba sus lágrimas, le entregó un carta. Ésta contenía un comunicado, el cual recomendaba y solicitaba a Oliver como el nuevo Capitán de la Undécima División.

Más tarde ese mismo día, se hizo una reunión donde se solicitó la presencia de todos los Capitanes y Tenientes. La Capitana Comandante tomó la palabra, dijo que se los había citado para informarles algunos asuntos. El primero era que Haru, hermano mayor de Oliver y Minamy y también Capitán de la Octava División, había sido ascendido a la División Cero. Luego de eso se procedió a presentar a Oliver como nuevo Capitán de la Undécima División, remplazando a su padre, y a Silver Wolf, el nuevo teniente.

Luego de la reunión se dirigieron hacia el funeral de Hayate. Oliver fue obligado a ir y se mantuvo en silencio todo el tiempo. Ya casi a tiempo de retirarse, a la distancia el Capitán de la Quinta División, Seicer Kobashi comenta sarcásticamente en voz alta que a Oliver le queda "grande" el haori, provocando la reacción de éste quien se lanza sobre él y le da un puñetazo en la cara, haciéndolo retroceder unos metros hacia atrás. Sorprendiendo a todos los presentes, y hasta el mismo Seicer comenta que no esperaba tal reacción de un novato, preparándose para comenzar una batalla. En ese instante aparece Minamy entre ellos y observa a Seicer con una mirada de furia, diciéndole que no se atreva a volver a faltarle el respeto a su familia al menos que quiera comenzar una "guerra". A continuación le recomienda que se quede callado, Seicer no dice nada y se retira con una mirada frustrada.

Venganza por el Orgullo: ¡Este es mi Bankai!Editar

Era un día de suma tranquilidad, Oliver ya ejercía su labor como Capitán, cuando varios estruendos se oyen a la distancia. Rápidamente Oliver sale afuera a ver, y puede notar como varias presencias desconocidas se hacen presentes. Oliver siente un reiatsu muy familiar, y rápidamente se dirige en dirección a éste, cuando es interceptados por tes hombres que vestían unos trajes militares. Estos se presentan como Soldados del Vandenreich y le dicen a Oliver que ellos se encargarán de eliminarlo. Oliver pierde la paciencia y a la vez los estribos. Usando el Dageki no Enerugī, mirando fijamente con una mirada endemoniada a los hombres, estos se ven aturdidos, perdiendo un poco el equilibrio, a continuación Oliver se lanza sobre el único que parece no haberle afectado la habilidad. Este intenta prepararse para atacar, pero rápidamente es biseccionado cruelmente por Oliver. Los otros se muestran sorprendidos, uno de ellos lo ataca, mientras el otro intenta huir. Ambos intentos son inútiles y Oliver los asesina cortándolos con su espada, luego de eso sigue moviéndose a grandes velocidades en dirección al reiatsu que había sentido con anterioridad. En este podía sentir la esencia de su padre, lo que de alguna forma lo hacia desesperarse.

Oliver: Voy a matarte... lo juro...

Lo único en lo que pensaba era en su necesidad de matar a esa persona. Tras llegar frente a él, comienza a dudar por un momento al ver que el hombre se encontraba matando a todos los Shinigamis que se cruzaban en su camino, pero no con una flecha, con solo mover su mano los Shinigamis quedaban totalmente destrozados.

Quincy: Con que, el nuevo Capitán de la Onceava División decidió visitar al asesino de su inútil padre.

Oliver: Mi padre no era un inútil, y haré honor a su nombre.

Hombre: Supongo que ya sabes mi nombre, yo sé el tuyo, Oliver Shirahama.

Oliver: No me interesa saber tu nombre, al fin y al cabo, no he venido a conocerte, solo he venido a derrotarte.

Quincy: Como quieras, adiós Oliver.

El Quincy levanta su brazo mientras Oliver desenvaina su Zanpakuto. Tras esto se oyó un estruendo, una pared quedó totalmente destrozada y no había rastros del Capitán Shirahama. El Quincy parece creer que el combate había terminado y voltea para retirarse, en ese instante Oliver aparece y ataca con su Zanpakuto intentando cortarlo, pero solo logra cortar la capa de su enemigo ya que este logró esquivar el ataque. Luego, el hombre procede a presentarse como Eike Beyer, Stern Ritter C, "The Crusher". Oliver nuevamente le dice que no le interesa su nombre lo que hace molestar a Eike, quien muestra su fastidio llamándolo "mocoso".

Ambos toman una pose de batalla, Eike con una sonrisa en su rostro observa como el joven capitán lo mira con una mirada llena de odio y rencor. Eike comenta que le parece divertido ver temblar a un capitán como a un gatito miedoso. El quincy había dado en el punto exacto, aunque no lo parecía, Oliver estaba aterrorizado al estar frente a quien mató a su padre. Pero al parecer el odio era más fuerte que el miedo. Oliver libera su Zanpakuto: "¡Muestra tus colmillos, Tora!"

Eike: No me subestimes mocoso, se de que tratan tus habilidades, el Vandenreich está bien preparado sabemos las habilidades de cada uno. Aunque desconozco si posees un Bankai, supongo que si, después de todo eres un capitán. Será mejor que uses tu Bankai así luego no te arrepent...

Oliver: Ya cállate. ¿Lo único que sabes hacer es hablar?

Al Quincy no le gustó nada que el Shinigami le hablara de esa forma, por lo que se quedó callado y se preparó para atacar. Instantáneamente Eike se lanza sobre el Shinigami, pero éste desaparece de su vista usando Shunpo, apareciendo por detrás. Rápidamente Eike voltea e intenta atacarlo nuevamente, pero Oliver vuelve a desaparecer de su vista, apareciendo por detrás y con la palma de su mano izquierda toca la capa y se aleja. El Quincy estaba molesto, nuevamente intenta atacar a su enemigo con su mano derecha, cuando estaba a punto de golpearlo Oliver desaparece frente a él, llegando a golpear un muro el cual es destruido por completo. En ese mismo instante Oliver aparece detrás de Eike, y logra cortarlo en su espalda. Luego de eso Oliver entendió el porque del apodo del Quincy, "The Crusher", entendió que el apodo era por una habilidad especial, y claramente la de Eike era bastante destructiva y peligrosa.

Eike parecía confundido, no entendía como había fallado su ataque. Él decide quitarse su capa ya que estaba rota y era un estorbo, en ese momento se da cuenta de que hay una marca en ella. Observa cuidadosamente y ve que dice "Presa".

Eike: Esta es una técnica tuya... bastante astuto pero tu suerte termina aquí.

En ese momento Eike saca un arma de Reishi, similar a una guadaña. Instantáneamente Eike se mueve a una gran velocidad usando Grimaniel, apareciendo varios metros en el aire encima del Shinigami. Con un movimiento simple de corte, una ráfaga de viento golpea a Oliver, haciendo presión hacia bajo obligándolo a caer de rodillas. Oliver se da cuenta que no solo fue un golpe de aire, sino que también el viento ha echo cinco grandes cortes en su cuerpo, dos en sus hombros, dos en su espalda y uno en su brazo izquierdo. Sin darle importancia da un salto usando Shunpo apareciendo frente al Quincy, y lo ataca varias veces con su Zanpakuto a una velocidad increíble, pero éste se defendía con el filo de su guadaña, la cual al chocar con la espada creaba pequeñas chispas. Eike intenta golpearlo con su mano, pero el capitán esquiva su golpe y rápidamente le da una patada en el rostro enviándolo a volar lejos.

Eike se muestra un poco sorprendido preguntándose si acaso Oliver no estaba peleando con todas sus fuerzas. Nuevamente ataca con su guadaña mientras Oliver se cubre con su espada, pero es superado en velocidad y es cortado gradualmente.

Eike: ¡Que sucede, tu velocidad no es tan sorprendente después de todo! Al parecer todos los Shirahama son iguales.

En ese momento la mirada de Oliver cambió, pasando a ser una mirada de un asesino, listo para asesinar a su objetivo. Un aura de color azul rodeaba al joven capitán que estaba muy enfadado.

Eike: Patético, igual que tu padre..

Oliver, totalmente enfadado, le grita que no se atreva a insultar a su familia, mientras Eike sonríe. Al grito de "Bankai" ocurrió una fuerte explosión de Reiatsu. Una gran onda expansiva sacude la zona y una increíble presión de reiatsu cubre todo el lugar. Oliver estaba rodeado de un aura de reiatsu visible y en su mano sostenía su zanpakuto, la cual cambió de apariencia, volviéndose un poco más grande.

Oliver: Puedes insultarme a mi, pero no permitiré que hables mal de las personas a las cual aprecio. Éste es el Bankai que mi padre no ha podido ver, él me ayudó a entrenarlo y dominarlo. Con este Bankai voy a derrotarte.

Eike se mostraba sorprendido ante el Bankai de Oliver, su poder había aumentado drásticamente. Eike saca otra arma de Reishi parecida a la anterior, pero esta era de un color más oscuro, tenía un aspecto siniestro y estaba rodeada de lo que parecían ser las almas de los caídos en batalla por el Quincy.

Eike: ¡No creas puedes ganarme, te demostraré mi poder! Nadie ha podido sobrepasar mi poder, ni siquiera en un simple entrenamiento, olvida todas tus esperanzas...

Oliver: ¡Yo voy a ser aquel que te sobrepase!

Eike: Que locuras dices. Mírate como estas poco a poco te estas desangrando. ¡Este juego se terminó!

Oliver desaparece repentinamente y en un parpadeo aparece detrás de Eike, dándole la espalda en voz baja susurra algo. Mientras que el Quincy lentamente baja su mirada y ve que en el suelo había algunas gotas de sangre. Oliver había logrado hacer un corte transversal desde el hombro derecho hacia abajo. Eike estaba completamente sorprendido, ya que no había podido reaccionar frente al movimiento de su enemigo. En ese instante voltea e intenta cortar al joven capitán con su guadaña. Esto es inútil ya que el Shinigami se cubre fácilmente con su espada y le da una patada en su estomago que lo manda a volar varios metros terminando por estrellarse contra un muro.

Eike: Imposible, ¿porque no puedo reaccionar ante sus movimientos? ¡Mis habilidades son implacables!

Oliver: Es verdad que tu habilidad es muy peligrosa, pero necesitas tocar a tu enemigo y si no puedes tocarme tu habilidad es inútil.

Eike sorprendido ante esto levanta su guadaña y empieza a absorber reishi y reiatsu de su alrededor.

Eike: Entiendo tu odio hacia mi y eso es lo que te ha echo fuerte pero no puedo perder.

Oliver: No es el odio el que me hizo más fuerte, fue la voluntad de proteger a mis seres queridos. Aunque eso no quiere decir que no te odie...

El Quincy parecía entender sus sentimientos, en ese instante sin decir nada se quita su Guante Sanrei, activando su Vollständing. Poco a poco tomaba una forma más angelical y parecía volverse mucho más poderoso. Pero el shinigami no dio oportunidad a esto, y rápidamente ataca a Eike, éste usa el Blut Vene. ¡Colmillo Ardiente! -gritó Oliver, moviéndose a una velocidad increíblemente alta, y su espada toma un color anaranjado y se ve cubierta de humo. Gracias a esto logra atravesar la defensa del Quincy y apuñalarlo en su abdomen, también logrando quebrar parte de la guadaña la cual estaba en mano de Eike. Ésta guadaña empieza a liberar lo que parecían almas en pena, las cuales flotaban hacia el cielo.

Eike un tanto desesperado exclama que nunca creyó que algo así sucedería. Oliver lo hace callar diciéndole que guarde sus palabras junto con su orgullo y que acepte su muerte al igual que lo hizo su padre. En ese momento Oliver crea un vacío donde se ubicaba su Zanpakuto, creando un agujero negro el cual ejercía atracción hacia su interior tragándose todo. Eike y Oliver tienen una última cruzada de miradas, en silencio el Quincy es absorbido por la técnica junto a varios escombros del lugar.

Luego de eso, Oliver saca una bufanda roja, muy similar a la suya, pero ésta estaba un poco rota y desgastada. Se queda observándola durante unos segundos en silencio con una mirada de tristeza. Era la bufanda de su padre y aún se podía sentir su reiatsu en ella, Eike la había traído y Oliver la tomó cuando el quincy lo atacó por primera vez, al parecer este se había dado cuenta pero no dijo nada.

Oliver: No entiendo... Porque trajo esto, pude saber fácilmente donde se encontraba, ¿acaso quería que yo lo buscara?

Al terminar sus palabras, cae al suelo quedando inconsciente, estaba cubierto de sangre y malherido, sin contar que estaba exhausto física y mentalmente. La batalla por la que tanto temió había terminado, su padre podrá descansar en paz...

Después de que las demás batallas terminara, unos miembros de la Cuarta División encuentran a Oliver y lo llevan a su división donde sus heridas fueron tratadas.

Misión en el Infierno: Entrenamiento InfernalEditar

Un día el cual parecía ser muy atareado, los capitanes de la Quinta y Undécima División son llamados para una misión urgente y a la vez peligrosa. La Capitana de la Quinta División, Nagisa Yusuki, había llegado a horario, ya preparada para la misión esperaba a su compañero quien llegaba impuntual, retrasándose veinte minutos. Al llegar Oliver observa al grupo de Shinigami junto a ella, uno de los Shinigami intenta reclamarle su retraso pero él lo observa con una mirada intimidante, provocando que el hombre no termine sus palabras. El grupo llega al Dangai, donde se encuentran con más Shinigami que intentan contener una grieta dimensional. Un informante aparece frente a ellos y les dice su misión, la cual consiste en recuperar un "objeto", con forma de caja plateada, éste contiene una sustancia de reiatsu la cual es lo suficientemente poderosa como para liberar algunos pecadores del infierno. Por otra parte, un grupo de Shinigami expertos en Kidō intentarán mantener la grieta que comunica el Dangai con el Infierno abierta, la misión tendrá que ser lo más rápido posible ya que es algo difícil mantener abierta la grieta dimensional.

Nagisa: Esto se vuelve peligroso.

Oliver: Suena divertido.

Shinigami: No sabemos por cuanto tiempo podremos mantenerla abierta, así que por favor apresúrense.

Los dos entran y logran identificar el primer nivel. Nagisa se pregunta si realmente ese es el infierno ya que se lo imaginaba de otra forma. Oliver comenta que es igual que como lo habían descrito con anterioridad. Ellos se encuentran en lo que pareciera ser un camino azul rodeados de estructuras cúbicas. Rápidamente de entre las estructuras comienzan a salir hombres en mal estado, todos los observaban con una cara extrañados. Nagisa los identifica como Pecadores, mientras ellos la observan con una mirada perdida, algunos con desesperación, era como si realmente quisieran morir y dejar de existir. Ambos capitanes comienzan a caminar por el camino azul mientras son seguidos por las miradas de los Pecadores.

En un momento llegan a lo que pareciera ser el final del camino, donde termina, al observar para bajo se puede ver un gran vacío y algunas nubes que no dejan ver lo que hay debajo. Nagisa se pregunta si deberían bajar, cuando de repente notan que algo se acerca. Era un Guardián del Infierno, también llamado Kushanada, éste se acerca a los Shinigami con rapidez identificándolos como intrusos. Nagisa le dice a Oliver que tienen que bajar pero éste se niega.

Oliver: Baja y busca esa cosa. Yo me quedo.

Nagisa: No es conveniente empezar una batalla innecesaria.

Oliver: Míralo, es como si me estuviera retando a una batalla. Y no pienso negarme.

Oliver mostraba una expresión de alegría al saber que iba a luchar, Nagisa termina por bajar mientras él se queda. Oliver desenvaina su Zanpaku-tō mientras el esquelético Guardián se acerca y lo observa con sus brillantes ojos de color amarillos. Éste último levanta su brazo y lo baja rápidamente, intentando aplastar a su objetivo con su mano, Oliver fácilmente lo esquiva y aparece sobre una de las estructuras, a la altura de la cabeza del Kushanada, quien gira lentamente su cabeza para observarlo. Oliver piensa si realmente es tan lento su enemigo. Nuevamente el Kushanada intenta atacar a Oliver con su mano, pero su intento es inútil. Oliver aparece encima de éste y lo ataca con su espada, intentando cortarlo en su cráneo, pero su ataque parece no funcionar. Oliver, sobre otra estructura, observa que solo pudo hacerle una grieta pequeña. El Kushanada empieza a moverse un poco más rápido y sigue atacando a Oliver con sus brazos, él esquiva todos sus ataques mientras que intenta buscar su punto débil. Siendo para él imposible "pensar" en medio de toda la destrucción que causa el gigante Kushanada, Oliver se posiciona frente a su objetivo y estira su brazo izquierdo apuntándolo con su palma. Un reiatsu de color rojo y amarillo emerge de su brazo rodeándolo y, al grito de Kiba Satsuei, lanza una potente descarga de energía la cual impacta de lleno contra el Kushanada, quien cae hacia atrás, cayendo por el vacío el cual había saltado anteriormente Nagisa. Oliver decide saltar tras la caída del Kushanada para seguir su combate, sabiendo que no lo había derrotado solo con eso.

~EN PROCESO~

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar