FANDOM


Crecí en el Distrito 79, Rukongai Norte, Kusajishi (草鹿, Césped del Ciervo). Uno de los distritos más alejados de la zona central, del Seireitei y por lo tanto, uno de los distritos donde reina la pobreza, donde existen altos índices de criminalidad y donde la muerte se hace presente a cada momento, la ley del más fuerte es lo que rige aquí...

Nunca entendí porqué fuimos enviados a este distrito, mi hermano y yo sólo eramos unos niños pequeños, tal vez por error, tal vez cosa del destino... ¿Qué fue? Creo que eso es algo que nunca sabré.

Después de esto, gracias a cierto shinigami decidí hacer el examen para entrar en la Academia Shinō, pero ese no era mi único motivo, creía que graduándome de la misma podría tener más posibilidades de lograr mi propósito, ahora como Capitana de la Cuarta División sigo días y noches buscándolo, con la esperanza de algún día finalmente encontrarlo...

HermanosEditar

Diminutos pasos se oían recorrer los oscuros callejones del Kusajishi, una pequeña niña de cabello verde llevaba en brazos a un recién nacido, que al parecer era su hermano menor. La chiquilla buscaba entre los montones de basura algo que pudieran comer pero nada era sano para el bebé. A lo lejos vio a unos hombres peleando entre ellos y sobre una mesa pudo visualizar que se encontraba una botella con lo que parecía ser un poco de leche, la niña dejó a su hermanito escondido en un lugar que no fuese visible y se escabulló silenciosamente hacía la mesa, ocultándose bajo ésta. La niña sacó su manita por debajo de la mesa buscando torpemente la botella.

Niña: (susurrando) Ya casi...

Voz: ¡Oye tú! ¿Qué crees que estás haciendo?

La chiquilla, asustada escondió su mano y cerró los ojos esperando que el hombre no la viera, y en efecto, no se dirigía a ella, ni siquiera la había notado. El hombre hablaba con su oponente que había agarrado un trozo de metal del suelo para atacarlo, la pequeña se percató de esto y aprovechó la oportunidad para tomar rápidamente la leche y esconderse de nuevo. Durante el enfrentamiento uno de los hombres fue arrojado violentamente por los aires, cayendo sobre la mesa para terminar rompiéndola por el impacto.

Niña: (sale de debajo de la mesa justo a tiempo) ¡Lo logré!

El hombre ganador al escucharla, la miró furioso, la leche era justamente por lo que peleaban y no dejaría que una mocosa se llevara el premio de la batalla. Caminó lenta y amenazadoramente hacia la niña para después abalanzarse sobre ella, la chiquilla logró escapar y corrió lo más rápido que pudo, metiéndose entre diversos callejones hasta que se aseguró de haber perdido a su perseguidor. Posteriormente, regresó por su hermanito y subió al techo de una choza para que nadie la viera ni pudiera quitarle el alimento.

Hombre: (revuelve entre los montones de basura) ¡¿DÓNDE ESTÁS MOCOSA?!

Niña: (ríe silenciosamente al ver al hombre mientras da traguitos de leche a su hermanito) Eso te pasa por malo y lento jajaja (le sonríe al bebé) No importa cómo, iba a conseguir esa leche para ti

Los días pasaban, Mitsuki cada vez aprendía cosas que un niño no debería aprender, era una experta robando comida y en ocasiones tenía cortos enfrentamientos contra otros habitantes del Kusajishi, de los cuales gracias a su inteligencia salía victoriosa y sin tantas heridas. Pero, ¿por cuánto tiempo más podría estar así? Lo viera como lo viera, la vida era sumamente difícil allí, tal vez un día ya no despertaría o tal vez algo pudiera pasarle a su hermanito.

Mitsuki: (mueve su cabeza para deshacerse de esas ideas) Eso no...

En ese momento, se escuchó una revuelta, sí, los habitantes del Kusajishi habían comenzado a pelearse unos contra otros en busca de alimento o por simple codicia, incluso por diversión. Mitsuki, sin detenerse a pensar, tomó al bebé y huyó con él hacia el bosque, al llegar se recargó en el tronco de un árbol con su hermanito en brazos y se quedó dormida, pero su sueño se vio interrumpido por un sonido que le heló la sangre, ¿acaso era el monstruo del que tanto se hablaba? Cuidadosamente se asomó por detrás del tronco y lo que vio la estremeció, una horrible criatura que parecía una rana con una extraña máscara se acercaba a donde ellos.

Mitsuki: (esconde a su hermanito entre unos arbustos y lo cubre con hojas) Perdóname, tengo que dejarte un momento, no llores que no tardo ¿sí?

Dicho esto, la pequeña salió a toda prisa hacia el hollow para llamar su atención y hacer que la persiguiera, el cual ni tardo ni perezoso fue tras ella, alejándose del lugar donde el bebé permanecía oculto.

Hollow: ¡Ven aquí! ¡No huyas que voy a comerte!

Mitsuki: (se sube a un árbol y se queda callada mientras intenta calmarse)

Hollow: (destruye el tronco del árbol, haciendo que la niña caiga) ¡¡TE ENCONTRÉ!!

El hollow la intentó pescar con su lengua pero la chiquilla esquivó y corrió sin mirar por donde iba, hasta que topó con un barranco. Estaba a punto de dejarse comer por el monstruo pero vio una rama y se las ingenió para sujetarse de ella al momento que la rana se abalanzaba para devorarla, colgando de una mano pudo observar como es que el hollow resbalaba hacia lo más profundo del barranco entre gritos cólericos y quejidos de dolor.

Mientras tanto, una mujer ya de edad avanzada que pasaba por el bosque después de realizar una entrega en ese distrito, escuchó el llanto de un bebé. La mujer se acercó al lugar de donde provenía el sonido y entre unos arbustos halló al pequeño.

Mujer: (carga al bebé en sus brazos mientras le habla afectuosamente) Shh... no llores, te llevaré conmigo al Junrinan y vivirás mucho mejor que la vida que este distrito te ofrece. Cuidaré de ti, mi pequeño Sōta...

De vuelta en el barranco, Mitsuki subía dificultosamente por la rama y después se dirigió al lugar donde había ocultado al bebé.

Mitsuki: ¡Hermanito, regresé!

Cuál fue la sorpresa de la chiquilla al descubrir que su querido hermano ya no se encontraba en el lugar donde juraba haberlo dejado, buscó con desesperación por todo el lugar, sin embargo, sus esfuerzos fueron en vano, no lo encontró por ningún lado. Esa noche lloró como nunca antes pero al mismo tiempo hizo una promesa.

Mitsuki: Prometo... que algún día... voy a encontrarte...

El joven peliverdeEditar

El misterioso shinigami plateadoEditar

En tu búsquedaEditar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar